Además de ser un cliché y una salida rápida para agencias de marketing, aquí un poco de información que encontramos en la web.

El antagonismo entre los Mods y los Rockers se ha convertido en uno de los iconos de la Inglaterra de los 60. Las batallas campales en las tranquilas ciudades costeras del sudeste inglés han quedado como seña de identidad de los dos movimientos juveniles que generaron las primeras tribus úrbanas. Las motos formaban parte fundamental del universo de estas dos tribus y contribuyeron a crear ciertos estereotipos que muchas veces no se correspondían con la realidad.

RM14

El movimiento Mod nació ligado a la música y a una cierta exclusividad. A finales de los 50 y entorno a la nueva corriente musical del Jazz Moderno (Modern Jazz) se formó un grupo que se impuso como seña de identidad rendirle culto a todo lo que oliera a nuevo y a sofisticado. Se bautizaron como los Modernist y adoptaron una imagen de exclusividad que rápidamente fue imitada por muchos jóvenes londinenses. Sin duda uno de los factores que propició que el movimiento Mod se extendiera fue que la generación de adolescentes que lo formaba vivia un momento de bonanza económica sin precedentes en Inglaterra. Con muchas libras en los bolsillos para quemar podían enfrentarse en perfectas condiciones a los elevados gastos que suponía ser un Mod.

5540853

La exclusividad y el gasto empezaban por la ropa y en Carnaby Street. En esta calle londinense se encontraban las tiendas de ropa donde los Mods adquirían sus trajes italianos, las corbatas, los polos Fred Perry o los zapatos y botines. Para preservar los costosísimos trajes del aberrante clima ingés los mods adoptaron la parka “M65 fishtail” del ejército americano, prenda que se convirtió a la postre en uno de los accesorios que más identificaron a esta tribu urbana.

Los Mods estaban todo el día en danza, debían de estar siempre a la última, para eso eran vanguardia, y chequar constantemente las tiendas de discos, de ropa y los clubs. Como medio de transporte eligieron el que se ajustaba como anillo al dedo a su imagen y filosofía. Los scooters eran bellos, tenían lineas suaves y sobre todo eran limpios. Las preferidas eran la Lambretta GT 200 o la Vespa GS 160 a las que añadían complementos hasta la saciedad. Espejos, faros, carenados, defensas, cromados y tapizados de leopardo convertían a los particulares vehículos de los mods en pesados armatostes. A estos no les importaba, con ellos no iba la velocidad, y cuando se deplazaban lo hacían siempre en formación, con la moto más pintona liderando el grupo, y a una velocidad bajísima.

Aunque a primera vista los Mods parecian el yerno que toda madre quisiera tener, nada más lejos de la realidad. Sólo hacía falta visitar uno de sus templos nocturnos como The Flamingo, The Scene o La Discotheque, en el Soho londinense. Aqui escuchaban su música preferida, la que se originaba entre la comunidad negra de EEUU como el Blues y el Rhythm & Blues o las evoluciones más cañeras del Bluebeat jamaicano o el Ska. Inventaron sus propios bailes, como el Shake o el Bang bajo el efecto de las Purple Heart, anfetaminas azules que les daban el empujón necesario para aguantar todo el fin de semana. Desafortunadamente todo lo que sube acaba por bajar y los lunes se presentaban bastante crudos para los Mods.

Dentro de las diferentes tendencias que se reunían entorno a los motos británicas, las cazadoras de cuero y los cafés se encontraban los rockers. A diferencia de sus primos los Ton-Up-Boys, los rockers preferían la música a la velocidad y obviamente era al Rock&Roll al que dedicaban toda su atención. A los Rockers la moda les traía sin ciudado y aunque por su deslustrada apariencia parecían ser los malos de la película (se les negaba por sus pintas la entrada en muchos pubs y salas de baile) en el fondo eran mucho más amables de lo que su imagen podía sugerir. Con ellos no iban ni las drogas ni el alcohol y su rechazo por todo aquel que las consumiera era total.

rockers

Aunque la imagen que transmitían los rockers era ciertamente sospechosa (para la mayoría del establishment inglés de la combinación entre el R&R y el ruido de las motos no podía salir nada bueno) estos consiguieron lavar en parte su imagen gracias a los esfuerzos de los reverendos Bill Shergold y Graham Hullett. Estos supieron aprovechar las circunstancias de apatridas de los rockers, sus únicos puntos de reunión lo constituian los cafés para caminoneros y sus aparcamientos, y les ofrecieron un local ligado a la iglesia en Paddington, Londres. El Club 59 se convirtió así en un referente para parte de la tribu de los rockers y motor de numerosas iniciativas moteras y caritativas.

La cazadora de cuero no hacía al rocker , lo hacía la moto y sus circunstancias. Las preferidas eran, of course, las inglesas como Triumph, Norton o BSA, motos que sólo conservaban sus características en los escaparates de las tiendas. Una de las premisas fundamentales era la de tunear las motos y dotarlas así de personalidad propia, acorde a las exigencias del que la iba a disfrutar entre sus piernas.

A los Rockers no les gustaban los Mods y a los Mods no les gustaban los Rockers, la antipatía mutua estaba muy clara y lejos de obviarse estas dos tribus urbanas se buscaron. No está muy claro de que bando partió la chispa que encendió uno de los conflictos juveniles más vendidos de la década de los 60 pero las acusaciones más creibles apuntan hacia el lado Mod. Se cuenta que los Mods, provocadores por principio, empezaron a meterse con los Rockers en Londres, en la hora del almuerzo y mofándose de los repartidores rockeros en moto.

La primera batalla se libró en Clacton, un tranquilo pueblo de vacaciones en la costa sureste de Inglaterra. Allí se habia organizada desde los ambientes nocturnos del Soho londinense una quedada y más de mil jóvenes y adolescentes tomaron Clacton en la Semana Santa de 1964. La mayoría tuvo que apañarselas con dormir al raso, en la playa, tras una agitada noche de fiesta y anfetaminas. Al día siguiente la fría resaca derivó en violentos disturbios en el muelle y en el quizá buscado enfrentamiento entre los Mods y los Rockers. La policía tuvo que llamar refuerzos y los incidentes se saldaron con 60 detenciones y muchos kilos de carnaza para la prensa, que encontraba por fin algo jugoso y polémico sobre lo que escribir.

El papel desempeñado por la prensa para extender el conflicto fue fundamental. Lo que en un principio podía interpretarse como un pique juvenil un poco pasado de vueltas se convirtió gracias a los grandes titulares en negrita en un terrible acontecimiento de imprevisibles consecuencias. La rivalidad entre ambas tribus se amplificó, nuevos jóvenes se unieron a la causa y el segundo asalto no tardó mucho en producirse. Alentados por la prensa, por el afán de revancha y sobre todo por pasarse un fin de semana a tope de revoluciones más de 3000 Mods y Rockers acudieron el fin de semana del 17/18 de Mayo a Brighton.

La llamada “Battle of Brighton” se libró en la playa, con miles de espectadores apostados en las barandillas del paseo marítimo. La sangre no llegó al mar, apenas hubo contusionados y lo más espectacular fueron las hamacas volando por los aires. Ante este pobre espectáculo los fotógrafos de prensa tuvieron que untar a más de uno para que escenificara para la portada de su periódico el “terrible” antagonismo entre estas dos bandas. Hubo detenciones y juicios pero poco más y desde entonces ambos bandos, ya conscientes de que su desprecio mutuo no tenía porque llegar a las manos, se calmaron y sólo en contadas ocasiones se tuvieron noticias de nuevos y puntuales enfrentamientos.

De lo que aconteció en Brighton y centrado en el universo Mod el director Franc Roddam rodó su opera prima Quadrophenia en 1979. Se basaba en la opera rock del mismo nombre de los Who publicada en 1973 y tenía como protagonista a Jimmy, un joven Mod con graves trastornos de coco. Tan graves que en vez de tener una personalidad bipolar la tenía cuadripolar, de ahí el nombre.

mvsr

EABP

“Rodar es un placer que debe disfrutarse toda la vida, pero no hay muchos bikers de cabello gris la pregunta es: ¿por que? “……

alegría va por barrios y nada mejor que cada una de las partes se pronuncie sobre la otra. En unos documentales de la BBC de 1964 se entrevista a los Rockers y a los Mods. Sigue el enlace para visionar estos documentos.

¿Qué es Mods VS Rockers?

| Blog |
About The Author
-